Blog Image

holmenkollen -blog-

Sobre este blog.

Orientacion pedagogica para madres, padres y maestros.

La importancia de la detección precoz

pedagogía infantil Posted on Sat, January 13, 2018 20:59:21

Me viene a la cabeza una reflexión a partir de una frase que suelo escuchar mucho en las charlas con los padres con los que trabajamos, “me han dicho que mi niño/a todavía es muy pequeño, que no me preocupe” Esta frase no sólo la escuchamos en temas como la retirada del chupete y el pañal, entre otras cosas, sino en temas bastante más serios como “mi hijo/a tiene 2 o 3 años y no habla”. Dependiendo del caso, ese “vamos a esperar a que madure, hable, se relacione, mejore…” puede ser crucial para el desarrollo de nuestro niño/a.

Sin intención de ser alarmistas, puesto que esto no es lo habitual, hay determinadas situaciones o problemas que se pueden dar en los niños/as de 0 a 3 años que no deben ser pasados por alto a ver si en un futuro cambian, ya que pueden ser indicio de trastornos más graves.


Nuestra labor en los centros se basa fundamentalmente en la observación e intervención psicopedagógica con los niños/as, atentos a los distintos signos de sospecha que nos hagan ver alguna dificultad en su desarrollo. Trabajamos conjuntamente con las seños que están día a día en el aula. En nuestro trabajo diario, tenemos la posibilidad de comparar lo que son conductas habituales o más o menos frecuentes, con conductas o signos excepcionales de esas edades como niños/as que con 2 o 3 años no hablan, que no se relacionan con los demás, que no tienen intención comunicativa, que tienen dificultades de aprendizaje de los contenidos que se repiten una y otra vez, niños/as con problemas de conducta importantes, etc.

Desde nuestra experiencia creemos que, aunque cada vez hay más concienciación en este tema, ante estos casos hay que sumar esfuerzos entre todos/as, padres y profesionales (pediatras, maestros/a, psicólogos/as, pedagogos/as…) y dar la importancia que se merece a la detección precoz y a la atención o estimulación temprana como medidas para atender las dificultades en el desarrollo.

En la mayoría de los casos, ante ellas, aunque en ocasiones a los padres os desilusione que os lo comentemos, pues os gustaría escuchar “no te preocupes, ya cambiará, que es pequeño”, deciros esa respuesta no es lo más acertado, puesto que nos hace pasivos ante la situación. Es difícil encontrar un caso en el que sin estimulación se mejore totalmente con el tiempo. Se considera crucial intervenir en edades tempranas para conseguir mayores logros.

La estimulación o atención temprana es beneficiosa tanto en los casos de niños/as con algún trastorno o problema en su desarrollo, como en los casos de niños/as que no lo presentan. Por tanto es una medida preventiva y educativa para la que se emplean una serie de juegos, ejercicios, técnicas, actividades y otros recursos, que proporcionen al niño/a en sus primeros años las mejores oportunidades para su desarrollo físico, social, del lenguaje…Como padres, vuestra implicación es primordial, ya que sois el pilar fundamental en su educación. Aunque en algunos casos haya que buscar ayuda externa, con vuestra intervención se consiguen mejores resultados en la evolución de vuestros niños/as.

Desde Holmenkollen -pedagogía infantil- os podemos orientar en este proceso y en otras muchas cuestiones para que en un futuro no os tengan que decir “ya es demasiado tarde, esto se tendría que haber empezado a trabajar antes”

Mamen Urbano.
Pedagoga.



Tiempo para jugar

pedagogía infantil Posted on Tue, June 25, 2013 23:58:47

Llega fin de curso, el verano y las vacaciones.

Ahora que nuestros hijos/as tienen mucho más tiempo para
jugar y para aprender distintos juegos poniendo a prueba su imaginación, se
abre ante nosotros un abanico de posibilidades de observación (que no de
control) muy interesante que nos permite conocer si nuestro hijo/a evoluciona
positivamente en su desarrollo.

Una de las cosas que podemos observar es si nuestro/a hijo/a
utiliza la imitación en el juego.

La imitación es la base del aprendizaje y de la
socialización. Comienza a desarrollarse entre los cuatro y los ocho meses y se
consigue realizar la imitación diferida alrededor de los dos años.
La imitación diferida les va a permitir observar una acción
y repetirla después de un tiempo, como por ejemplo, cuando el/la niño/a nos ve
hablando por el móvil y pasado un tiempo es capaz repetirlo, es decir, lo
imita.

Otra de las cosas que podemos observar es si utiliza el
juego simbólico.

Esto se refiere a la capacidad de utilizar un objeto con
intención de que represente a otro, como puede ser: el/la niño/a que utiliza
una bola de papel a modo de pelota, una caja de cartón a modo de coche, un lápiz
a modo de micrófono, etc.
El juego simbólico comienza de forma individual y
progresivamente se transforma en un juego colectivo como ir de comprar, hacer
de maestro, jugar al doctor, etc.
Este tipo de juegos es muy importante porque el lenguaje
está presente y el niño lo estimula.

Debemos saber que jugar para los/as niños/as es vivir.
El juego fortalece los lazos de unión entre las personas que
participan. La familia es el primer contexto natural de juego del niño/a y tiene
un valor extraordinario e insustituible para él/ella.

A través del juego el/la niño/a expresará sus sentimientos,
intereses y aficiones.
El juego es uno de los primeros lenguajes del niño/a y una de
sus formas de expresión más natural.

También tiene una clara función educativa en cuanto que
ayuda al niño/a a desarrollar sus capacidades motoras, mentales, sociales,
afectivas y emocionales.
Estimula su interés, su capacidad de observación y
exploración para conocer lo que le rodea.

El juego se convierte en una forma de descubrir la realidad
a través del cual el/la niño/a va conociendo y ajustando sus conceptos sobre el
mundo.

En holmenkollen –pedagogía infantil- ofrecemos talleres para
que padres y madres conozcan el potencial que tiene el juego en el desarrollo
infantil y desarrollen toda la capacidad de éste como herramienta en la
relación con sus hijos.



Yo solo/a

pedagogía infantil Posted on Wed, June 12, 2013 00:43:50

¿Te suena? ¿se lo has escuchado a tu hijo/a?

A partir de los dos años los niños/as comienzan una nueva
etapa en su desarrollo en la que poco a poco se van independizando, comienzan a
establecer relaciones más sociales con los niños/as de su misma edad y aprenden
a jugar esperando su turno, entre otras cosas.

Es en este momento cuando podemos escucharles decir frases
tan importantes como: “mami, yo solo”.

Entonces podemos estar “tranquilos”. Esto quiere decir:
“mamá y papá, yo sé que estáis ahí para ayudarme y vigilar que no me pase nada,
pero quiero hacerlo solo, quiero aprender, necesito poner a prueba mis
capacidades y conocer mis limitaciones”.

Esto es apego sano. Soy capaz de explorar por mí mismo, sin
miedo, y sabiendo que estáis a mi lado.

“Yo solo” es importante porque, por un lado, nos muestra que
el niño/a evoluciona positivamente en su desarrollo y, por otro lado, permite
al niño ser más autónomo e independiente para alimentarse, vestirse, asearse,
prestar atención durante periodos de tiempo más largos, asumir
responsabilidades personales, es decir, actuar adaptando y regulando su propia
conducta.

Cuando sobreprotegemos a nuestros/as hijos/as
haciéndoles todo o dándoles todo, les hacemos dependientes, incapaces de
valerse por sí mismos, exigentes, no aprenden a toleran la frustación, incluso
llegan a ser agresivos como consecuencia de no haber desarrollado un
autoconcepto positivo de sí mismos.

Como padres una de las tareas que tenemos es dejarles hacer
solos.
Ellos lo demandan, lo necesitan.
Dejarles ensuciarse, caerse, experimentar, jugar, aprender,
crecer…
Esas son las cosas que hacen los niños, y lo mejor de todo
es que podemos hacerlas juntos.

Aprender a confiar en ellos, ya que en la mayoría de los
casos cuando ellos lo solicitan mediante el “yo solo” es porque previamente ya
han hecho su trabajo de observación y lo siguiente es comprobar sus
habilidades.

Y suele salir bien, suelen estar preparados. Y si no les
sale bien, estaremos para apoyarles y animarles a intentarlo una vez más
mostrándoles cómo mejorar.

Desde holmenkollen –pedagogía infantil- estimulamos a los
niños/as para lograr este objetivo: hacerles personas cada vez más autónomas,
permitiéndoles evolucionar, adaptándonos a sus ritmos y desarrollando un
autoconcepto positivo de ellos/as mismos/as.



¿Qué hace una pedagoga? (II)

pedagogía infantil Posted on Tue, June 04, 2013 00:23:11

 

En el primer artículo de esta serie hablamos acerca de que
una de las funciones de una pedagoga es evaluar el desarrollo en los niños/as
para obtener información acerca de dicho proceso.

Esto nos permite identificar si los niños/as presentan
discapacidades en alguna de las áreas del desarrollo, así como nos ayudará a
identificar los puntos fuertes y débiles de su evolución.

Una vez realizada la evaluación, la pedagoga estudia e
interpreta los resultados para ofrecer a los padres o cuidadadores y a las
maestras una información ajustada a cada caso.

Esta es la parte más esperada. Tanto los padres como las
maestras suelen estar deseando conocer el nivel de desarrollo del niño/a.

Esto es muy gratificante porque están dispuestos a modificar
su forma de trabajo y su día a día para ponerse “manos a la obra”.

Para esto la pedagoga realiza un informe de evaluación
donde, además de comunicar los resultados, orienta a la familia ofreciéndole,
si es necesario, pautas para estimular a su hijo/a en casa mediante juegos y
actividades adecuados.

A las maestras esta información les resulta de mucha
utilidad para su trabajo diario, les aclara las dudas que pudieran tener y
adaptan su forma de intervenir a las necesidades de cada niño/a.

Si el/la niño/a presenta algún tipo de dificultad en su
desarrollo y fuera necesario realizar una estimulación específica, la pedagoga
realizará un programa de desarrollo individualizado (PDI) para lograr un ajuste
óptimo.

Este momento es muy reconfortante porque en el programa
individualizado se establecen los objetivos a largo y corto plazo, materiales
educativos, criterios y procedimientos de evaluación apropiados para medir el
progreso.

Todo esto nos proporciona una línea clara de trabajo y unos
objetivos a conseguir, pudiendo realizar un seguimiento del proceso evolutivo.

Es decir, una vez realizada la evaluación, si el niño/a
muestra algún tipo de dificultad en su desarrollo comienza un plan de actuación
dirigido a recuperar las habilidades necesarias.

Los profesionales de holmenkollen –pedagogía infantil-
analizan detenidamente los resultados de las evaluaciones, realizan informes,
orientan a las familias y maestras, y desarrollan programas de desarrollo
individualizados. Buscando siempre una educación excelente.



Sin escapes

pedagogía infantil Posted on Mon, May 13, 2013 20:47:14

Ahora que está aquí el buen tiempo, llega el momento de
pensar en quitar el pañal a nuestro/a hijo/a si previamente hemos hecho un buen
trabajo.

Es conveniente saber que la mayoría de los niños logran el
control de esfínteres con el tiempo, sin embargo, la edad a la que lo consiguen
varía en función del grado de participación de padres y educadores, y en cómo
los motivemos a conseguirlo.

Una de las dudas que nos planteamos es ¿cúando es el momento
de empezar con el aprendizaje del control de esfínteres?

Pues bien, aunque debemos tener en cuenta que en niños con
algún tipo de alteración en el desarrollo la edad cronológica no puede tomarse
como indicador del nivel de maduración real, a partir de los 12 meses ya
podemos empezar a sentar al niño en el orinal o en el water de forma diaria y
a contarle mientras estamos a su lado que ahí puede hacer caca y pis. Estaremos
unos minutos y nos mostraremos contentos de que ha estado sentado un rato, independientemente
de que lo haya hecho o no.

De los 18 a los 24 meses podemos reforzar la conducta
anterior mediante juegos, como por ejemplo: cambiando a los muñecos y muñecas
porque se han hecho pis y caca y lavándolos, jugando también a ponerlos en el orinal
para que hagan pis y caca y así no se ensucien ni les pique el culito, etc.

Es importante cambiar al niño cuanto antes para
acostumbrarlo a estar limpio. Así aprende a percibir cuando está sucio, se da
cuenta de lo incómodo que es y aprende a avisar.

Si lo consideramos oportuno, podemos empezar a alternar un
rato al día entre pañal y no pañal. Ese rato estaremos pendientes del niño para
que al mojarse no nos extrañemos ni nos enfademos, sino que actuemos con
naturalidad ya que lo hemos previsto y era lo esperado.

No debemos forzar a dejar el pañal si no está preparado.

Cuanta más paciencia tengamos y menos escándalo formemos,
más fácil y más saludable será mentalmente para el niño.

A partir de los 24 meses va a ser capaz de expresar que
tiene que ir al water con antelación suficiente durante el día, y es a partir
de los 3 años cuando empieza a controlar tanto de día como de noche.

A los 4 años va solo al baño aunque suele avisar al adulto.

Hay niños que logran el control de esfinteres muy tarde o
que son recriminados durante el proceso, y que por tanto, necesitan un programa
estructurado que les facilite el aprendizaje.

En este caso en Holmenkollen -pedagogía infantil- nos
encargamos de poner en marcha estos programas, y de impartir talleres para
conseguir que los pequeños se sientan más seguros y los padres más tranquilos.
Así todos juntos pueden disfrutar del juego y del tiempo libre “sin escapes”.



¿Qué hace una pedagoga? (I).

pedagogía infantil Posted on Wed, April 03, 2013 13:31:35

Puede que, cuando llevas a tu hijo/a al Centro Infantil,
veas por allí a algunos de nuestros profesionales.
Es importante que conozcas qué hacemos para que tú y tu pequeño podáis sacarle
el mayor partido a nuestro trabajo.

Hoy día estamos muy concienciados de la importancia de un
adecuado desarrollo infantil.

En televisión nos venden continuamente miles de artículos
destinados para tal fin; unos para el desarrollo físico, otros para la
inteligencia, el lenguaje, las relaciones social, etc.

Saben que los aprendizajes y el desarrollo desde el
nacimiento hasta los seis años son muy importantes.

Hablando de desarrollo, este se define como el “patrón de
cambios que se suceden desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida,
fundamentalmente por interacción de procesos biológicos, cognitivos y
socioemocionales.” (Santrock, 2007).

Es decir, cambiamos a medida que crecemos y esto es debido a
nuestra herencia genética y a la interacción con el medio, las experiencias que
vivimos a lo largo de nuestra vida en la familia, en la escuela, la comunidad o
el grupo de amigos.

Por ello, las familias atienden diariamente las necesidades
de sus hijos/as, contribuyendo de esta forma a su desarrollo.

El proceso se potencia cuando las familias colaboran con los
profesionales de este sector: psicólogos, pedagogos, educadores, pediatras, neurólogos
o los que en su momento sean más oportunos, trabajando en equipo y asegurando
así un desarrollo óptimo.

En el campo de la pedagogía y de la educación nos encargamos
de evaluar el desarrollo infantil desde el nacimiento.

La evaluación del desarrollo es una herramienta muy útil que
tiene como objetivo principal ofrecer información acerca de cómo se está
llevando a cabo el propio proceso de desarrollo.

A los profesionales de infantil no nos interesa tanto la
edad cronológica en la que se realizan las adquisiciones básicas, ya que cada
bebé o cada niño/a tiene su propia pauta de desarrollo, como las edades en las
que dichas adquisiciones aparecen.

Estas nos sirven para orientarnos y conocer si los puntos
clave del desarrollo sufren grandes desviaciones o se mantienen dentro de un
intervalo que consideramos adecuado.

En el proceso de evaluación es muy importante la relación
constante con la familia para recoger información sobre el desarrollo y los
aprendizajes de cada niño/a, así como para unificar criterios de actuación y
coordinar las acciones.

Las entrevistas familiares serán una de las principales
técnicas. Es por ello que la implicación de los padres o cuidadores con los
profesionales, como por ejemplo con nuestras pedagogas o psicólogos, suele ser
un buen indicador de éxito a la hora de tratar cualquier problema en el
desarrollo o de hacer que este sea el más adecuado.

Los profesionales de holmenkollen -pedagogía infantil- realizamos las evaluaciones
del desarrollo –inicial, de seguimiento y final- en contacto con las familias y
ofrecemos las recomendaciones necesarias para garantizar un desarrollo óptimo.



Familia y niños/as con capacidades

pedagogía infantil Posted on Tue, March 19, 2013 21:07:26

Desde muy temprano muchos
padres sospechan de la posibilidad de que sus hijos/as posean altas capacidades
y se ponen en marcha para buscar la ayuda de un
especialista que les confirme,
o no, sus sospechas.


Como todos sabemos la detección temprana, tanto
de capacidades como de discapacidades, es fundamental para atender
correctamente las necesidades de nuestros/as hijos/as y aprovechar así un
tiempo muy valioso.

El diagnóstico, en primer
lugar, nos va a permitir conocer las capacidades de nuestros/as hijos/as pero,
en segundo lugar y más importante, nos va a servir para atender sus necesidades
específicas.

Debemos saber que,
independientemente de que el diagnóstico nos diga que el/la niño/a es precoz, o con alta capacidad
o con superdotación, no deja de ser emocionalmente un niño/a con las
necesidades afectivas que le corresponden a su edad cronológica.

Son muy sensibles y necesitan
soporte emocional y afectivo.

Por tanto, debemos ayudar no
sólo a su desarrollo cognitivo, sino también, a que su desarrollo emocional sea
satisfactorio.

Nuestro trabajo como padres ha
de ser fundamentalmente de acompañamiento, animándole a aprender y fomentando
su creatividad.

Enseñar disciplina y poner
límites a sus conductas como lo haríamos con cualquier otro hijo. La
superdotación no puede ser una excusa para un comportamiento inaceptable.

Aprender a escuchar a
nuestros/as hijos/as ya que tienen una mayor necesidad de expresar y ser
escuchados.

Apoyar sus intereses y pasiones
en la medida de lo posible, sin tratar de imponerle un futuro desde nuestra
perspectiva y expectativas respecto a su potencial.

Jugar y trabajar en casa con
aquellos juegos o actividades que supongan un cierto esfuerzo mental, en
especial, de ingenio y creatividad.

Planificar y compartir con el
niño/a viajes, visitas a museos, cine, teatro, exposiciones científicas,
lugares históricos, etc.

Y si finalmente, como padres o
familiares de un niño superdotado, no sabemos exactamente cómo actuar en
determinadas situaciones, ya que cada niño es diferente y eso también ocurre
con los niños superdotados, es conveniente dejarse aconsejar por especialistas
si ese es el caso.

Por ello desde holmenkollen
–pedagogía infantil-
consideramos necesario atender tanto a las necesidades
psicológicas y afectivas del niño/a como de los familiares, partiendo de la
base de que la intervención no debe centrarse únicamente en el desarrollo del
potencial intelectual.



Hablar de sexo

pedagogía infantil Posted on Mon, November 12, 2012 12:31:07

Hoy día estamos muy concienciados a cerca de la educacación de nuestros hijos y comenzamos a estimular su desarrollo desde antes del nacimiento. Estamos pendientes de su evolución, de su autonomía para comer solos, caminar, hablar, fomentamos buenos hábitos… pero solemos olvidar la sexualidad.

El ser humano es un ser sexuado y es necesario reconocer al niño/a como tal para que se construya una identidad sexual propia.

Es interesante saber que, alrededor del quinto mes de gestación, están ya presentes las erecciones y la lubricación vaginal como respuestas reflejas a estímulos sensoriales.

Estas respuestas se mantienen en el recién nacido y el bebé en situaciones placenteras, con conductas autoexploratorias en la zona genital ya desde los primeros meses.

Alrededor de los dos años, la curiosidad del niño/a por su cuerpo y por el de los demás aumenta, manipulando sus genitales, mostrándose desnudo o buscando ver desnudos a los demás, imitando los comportamientos eróticos de los adultos, utilizando palabras y realizando preguntas de contenido sexual. Esto le permite conocer tanto las diferencias corporales entre los sexos como su identidad de género.

A esta edad son capaces de diferenciar a un “niño” de una “niña” basándose en aspectos externos y visibles como ropa, peinado o adornos, entre otras cosas, y en torno a los tres o cuatro años, si están familiarizados con las diferencias físicas, pueden ya considerar que estas diferencias en la identidad permanecen estables a lo largo del tiempo.

Junto con esta identificación con uno u otro género, aparecerá la aceptación o rechazo de juegos y juguetes, actividades, vestuario o comportamientos asignados socialmente a niños o a niñas (rol de género).

Actualmente, los niños están muy expuestos a todo tipo de información sobre el sexo.

Los padres debemos tener muy claro el tipo de educación sexual que queremos dar a nuestros hijos, ya que somos un modelo con nuestras actitudes tanto si hablamos de ello como si no.

¿Cómo debemos tratar, entonces, este tema? Con naturalidad -a la hora de que muestren el cuerpo y que observen a los otros, pero también a la hora de respetar la timidez o el pudor de los demás-, honestidad, cariño y ocupando un espacio propio dentro del proceso educativo del niño/a.

Sería recomendable que los padres fuésemos unos buenos referentes de la información sexual para nuestros hijos.

¿Cuándo empezar? Desde el nacimiento, ya que el contacto físico y afectivo forma parte de la educación y esta va más allá de la mera explicación de la sexualidad.

Los niños preguntan y las preguntas cambian con la edad. Pero aquéllas centradas en la identidad serán más importantes hasta los 6 años como, por ejemplo, ¿qué es de niño y qué es de niña? Ofrecer igualdad de oportunidades, independientemente del género, permitirá una formación adecuada de dicha identidad.

Tratar la sexualidad es siempre un tema complejo, por lo que en holmenkollen -pedagogía infantil- ayudamos a los padres a hacerlo de una manera equilibrada, abierta y sana. Ofrecemos asesoramiento orientado a mejorar la comunicación para que hablar de sexualidad con nuestros hijos no sea “un mal trago”, sino un momento para compartir.



Next »