Blog Image

holmenkollen -blog-

Sobre este blog.

Orientacion pedagogica para madres, padres y maestros.

Yo solo/a

pedagogía infantil Posted on Wed, June 12, 2013 00:43:50

¿Te suena? ¿se lo has escuchado a tu hijo/a?

A partir de los dos años los niños/as comienzan una nueva
etapa en su desarrollo en la que poco a poco se van independizando, comienzan a
establecer relaciones más sociales con los niños/as de su misma edad y aprenden
a jugar esperando su turno, entre otras cosas.

Es en este momento cuando podemos escucharles decir frases
tan importantes como: “mami, yo solo”.

Entonces podemos estar “tranquilos”. Esto quiere decir:
“mamá y papá, yo sé que estáis ahí para ayudarme y vigilar que no me pase nada,
pero quiero hacerlo solo, quiero aprender, necesito poner a prueba mis
capacidades y conocer mis limitaciones”.

Esto es apego sano. Soy capaz de explorar por mí mismo, sin
miedo, y sabiendo que estáis a mi lado.

“Yo solo” es importante porque, por un lado, nos muestra que
el niño/a evoluciona positivamente en su desarrollo y, por otro lado, permite
al niño ser más autónomo e independiente para alimentarse, vestirse, asearse,
prestar atención durante periodos de tiempo más largos, asumir
responsabilidades personales, es decir, actuar adaptando y regulando su propia
conducta.

Cuando sobreprotegemos a nuestros/as hijos/as
haciéndoles todo o dándoles todo, les hacemos dependientes, incapaces de
valerse por sí mismos, exigentes, no aprenden a toleran la frustación, incluso
llegan a ser agresivos como consecuencia de no haber desarrollado un
autoconcepto positivo de sí mismos.

Como padres una de las tareas que tenemos es dejarles hacer
solos.
Ellos lo demandan, lo necesitan.
Dejarles ensuciarse, caerse, experimentar, jugar, aprender,
crecer…
Esas son las cosas que hacen los niños, y lo mejor de todo
es que podemos hacerlas juntos.

Aprender a confiar en ellos, ya que en la mayoría de los
casos cuando ellos lo solicitan mediante el “yo solo” es porque previamente ya
han hecho su trabajo de observación y lo siguiente es comprobar sus
habilidades.

Y suele salir bien, suelen estar preparados. Y si no les
sale bien, estaremos para apoyarles y animarles a intentarlo una vez más
mostrándoles cómo mejorar.

Desde holmenkollen –pedagogía infantil- estimulamos a los
niños/as para lograr este objetivo: hacerles personas cada vez más autónomas,
permitiéndoles evolucionar, adaptándonos a sus ritmos y desarrollando un
autoconcepto positivo de ellos/as mismos/as.



¿Qué hace una pedagoga? (II)

pedagogía infantil Posted on Tue, June 04, 2013 00:23:11

 

En el primer artículo de esta serie hablamos acerca de que
una de las funciones de una pedagoga es evaluar el desarrollo en los niños/as
para obtener información acerca de dicho proceso.

Esto nos permite identificar si los niños/as presentan
discapacidades en alguna de las áreas del desarrollo, así como nos ayudará a
identificar los puntos fuertes y débiles de su evolución.

Una vez realizada la evaluación, la pedagoga estudia e
interpreta los resultados para ofrecer a los padres o cuidadadores y a las
maestras una información ajustada a cada caso.

Esta es la parte más esperada. Tanto los padres como las
maestras suelen estar deseando conocer el nivel de desarrollo del niño/a.

Esto es muy gratificante porque están dispuestos a modificar
su forma de trabajo y su día a día para ponerse “manos a la obra”.

Para esto la pedagoga realiza un informe de evaluación
donde, además de comunicar los resultados, orienta a la familia ofreciéndole,
si es necesario, pautas para estimular a su hijo/a en casa mediante juegos y
actividades adecuados.

A las maestras esta información les resulta de mucha
utilidad para su trabajo diario, les aclara las dudas que pudieran tener y
adaptan su forma de intervenir a las necesidades de cada niño/a.

Si el/la niño/a presenta algún tipo de dificultad en su
desarrollo y fuera necesario realizar una estimulación específica, la pedagoga
realizará un programa de desarrollo individualizado (PDI) para lograr un ajuste
óptimo.

Este momento es muy reconfortante porque en el programa
individualizado se establecen los objetivos a largo y corto plazo, materiales
educativos, criterios y procedimientos de evaluación apropiados para medir el
progreso.

Todo esto nos proporciona una línea clara de trabajo y unos
objetivos a conseguir, pudiendo realizar un seguimiento del proceso evolutivo.

Es decir, una vez realizada la evaluación, si el niño/a
muestra algún tipo de dificultad en su desarrollo comienza un plan de actuación
dirigido a recuperar las habilidades necesarias.

Los profesionales de holmenkollen –pedagogía infantil-
analizan detenidamente los resultados de las evaluaciones, realizan informes,
orientan a las familias y maestras, y desarrollan programas de desarrollo
individualizados. Buscando siempre una educación excelente.



¿Qué hace una pedagoga? (I).

pedagogía infantil Posted on Wed, April 03, 2013 13:31:35

Puede que, cuando llevas a tu hijo/a al Centro Infantil,
veas por allí a algunos de nuestros profesionales.
Es importante que conozcas qué hacemos para que tú y tu pequeño podáis sacarle
el mayor partido a nuestro trabajo.

Hoy día estamos muy concienciados de la importancia de un
adecuado desarrollo infantil.

En televisión nos venden continuamente miles de artículos
destinados para tal fin; unos para el desarrollo físico, otros para la
inteligencia, el lenguaje, las relaciones social, etc.

Saben que los aprendizajes y el desarrollo desde el
nacimiento hasta los seis años son muy importantes.

Hablando de desarrollo, este se define como el “patrón de
cambios que se suceden desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida,
fundamentalmente por interacción de procesos biológicos, cognitivos y
socioemocionales.” (Santrock, 2007).

Es decir, cambiamos a medida que crecemos y esto es debido a
nuestra herencia genética y a la interacción con el medio, las experiencias que
vivimos a lo largo de nuestra vida en la familia, en la escuela, la comunidad o
el grupo de amigos.

Por ello, las familias atienden diariamente las necesidades
de sus hijos/as, contribuyendo de esta forma a su desarrollo.

El proceso se potencia cuando las familias colaboran con los
profesionales de este sector: psicólogos, pedagogos, educadores, pediatras, neurólogos
o los que en su momento sean más oportunos, trabajando en equipo y asegurando
así un desarrollo óptimo.

En el campo de la pedagogía y de la educación nos encargamos
de evaluar el desarrollo infantil desde el nacimiento.

La evaluación del desarrollo es una herramienta muy útil que
tiene como objetivo principal ofrecer información acerca de cómo se está
llevando a cabo el propio proceso de desarrollo.

A los profesionales de infantil no nos interesa tanto la
edad cronológica en la que se realizan las adquisiciones básicas, ya que cada
bebé o cada niño/a tiene su propia pauta de desarrollo, como las edades en las
que dichas adquisiciones aparecen.

Estas nos sirven para orientarnos y conocer si los puntos
clave del desarrollo sufren grandes desviaciones o se mantienen dentro de un
intervalo que consideramos adecuado.

En el proceso de evaluación es muy importante la relación
constante con la familia para recoger información sobre el desarrollo y los
aprendizajes de cada niño/a, así como para unificar criterios de actuación y
coordinar las acciones.

Las entrevistas familiares serán una de las principales
técnicas. Es por ello que la implicación de los padres o cuidadores con los
profesionales, como por ejemplo con nuestras pedagogas o psicólogos, suele ser
un buen indicador de éxito a la hora de tratar cualquier problema en el
desarrollo o de hacer que este sea el más adecuado.

Los profesionales de holmenkollen -pedagogía infantil- realizamos las evaluaciones
del desarrollo –inicial, de seguimiento y final- en contacto con las familias y
ofrecemos las recomendaciones necesarias para garantizar un desarrollo óptimo.



Comida para crecer, comida para aprender

nutrición Posted on Sun, February 17, 2013 18:57:41

La alimentación es uno de los factores que
pueden ejercer una influencia significativa en el desarrollo infantil y en los
aprendizajes que ocurren en esta etapa.

Con respecto al desarrollo infantil debemos
tener en cuenta que incluso desde antes del embarazo, la futura madre deberá ir
eliminando de su dieta todas aquellas sustancias (medicación innecesaria,
cafeína, tabaco, alcohol, drogas…) que de ser consumidas durante el embarazo
pueden dañar seriamente el desarrollo del feto.

Durante el embarazo deberá preocuparse por
tener una alimentación correcta, sana y equilibrada, ya que las carencias nutricionales
durante este periodo tienen consecuencias severas en el feto, afectando al
crecimiento de éste y originando alteraciones en el sistema inmunológico.

En los programas prenatales se indica el tipo
de alimentación más adecuada para un armónico crecimiento embrionario y fetal,
cuidando especialmente aquellos alimentos y complementos nutricionales que
pueden favorecer un adecuado desarrollo cerebral.

Además, con respecto a los aprendizajes,
podemos afirmar que la alimentación juega un papel primordial en el inicio del
lenguaje oral.

Mientras comemos realizamos ejercicios de
masticación y deglución que nos permiten ejercitar los órganos que intervienen
en el habla, procurándoles la movilidad, flexibilidad, coordinación y
desarrollo necesarios para el lenguaje oral.

Por esto es tan importante que los niños/as se
vayan introduciendo en la alimentación familiar en las edades recomendadas, ya
que un retraso aquí puede significar también un retraso en el lenguaje oral.

Siguiendo las recomendaciones de la
Organización de los Estados Americanos (OEA/OEC, 2010) de la Primera infancia: “Para
un recién nacido la lactancia materna debe ser exclusiva. Es la única etapa en
la que los niños reciben todos los nutrientes de un solo alimento. La leche
materna es el mejor alimento para el bebé, y esta debe ser ingerida como
alimento único hasta los seis meses, aproximadamente. A partir de los seis
hasta los nueve meses, el bebé debe ingerir además de la leche, líquidos y papillas
más consistentes, los cuales irán aumentando gradualmente. De los nueve a los
doce meses es necesario incorporar mayor variedad de alimentos, y que estos
sean cada vez más sólidos. De los doce meses a los dos años, los niños deben ir
consumiendo lo que se prepara para la familia. A partir de los dos años, los
niños ya deben estar plenamente incorporados a la alimentación familiar”.

En holmenkollen –pedagogía infantil-
consideramos todos estos aspectos a la hora de asesorar y realizar una adecuada
estimulación.



Escuela y familia: un equipo

calidad Posted on Tue, February 05, 2013 00:47:46

Nos encontramos, en ocasiones, con una falta de
acuerdo entre la familia y la escuela con respecto a las necesidades básicas de
los niños/as.

En casa nos damos cuenta perfectamente de la
importancia que tiene para la educación de nuestros hijos/as tener un criterio
y un acuerdo consensuado por parte del padre, la madre o los cuidadores, para
establecer qué tipo de educación vamos a dar y cómo lo vamos a hacer.

Esta unión y éste compromiso con respecto a la
educación de nuestros hijos/as no acaba aquí, sino que es igualmente necesario
con respecto a la escuela.

Podemos ver con claridad esta necesidad de un
acuerdo entre familia y escuela en algunas de las situaciones que se dan en el
trabajo de las maestras, como cuando el niño no come entero en casa y la familia
quiere que se le de en el centro o cuando el niño en casa lleva pañal y quieren
que en el centro se le quite.

Son ejemplos de situaciones que muestran la
importancia del trabajo en equipo y que éste no siempre se da.

Escuela y
familia forman un tándem en el que debe existir una coordinación efectiva para
un resultado exitoso y de calidad.

No se trata, por tanto, de que nos lo de hecho
la escuela, ni tampoco de que la familia lo tenga que dar hecho, sino de hacer juntos.

La colaboración entre las familias y los profesionales
es fundamental para el crecimiento que el niño o la niña experimenta, junto al
proceso de construcción de su identidad y su autonomía personal.

Por tanto,
es aconsejable que la escuela y la familia compartan las mismas intenciones y
cuidados, caminando juntos en una misma dirección.

Debido al ritmo de vida que llevamos, solemos
delegar ciertos aprendizajes de nuestros hijos/as en los profesionales. Esto
ocurre bien porque no sabemos cómo hacer, porque creemos que no lo vamos a
hacer bien o que nos vamos a desesperar. Todo esto es normal. Educar requiere
de mucha tranquilidad y constancia.

La clave está en la consulta, el apoyo y el
trabajo en equipo con los profesionales del centro de educación infantil. Ellos
nos orientan cómo hacer, teniendo siempre en cuenta si el niño/a está en el
momento adecuado para hacer o no.

Los profesionales de holmenkollen –pedagogía
infantil-
lo tienen claro y asesoran tanto a maestros como a familias. De este
modo, se forma un lazo de unión y un equipo multidisciplinar de trabajo en el
que todos aprendemos con un mismo objetivo: el desarrollo equilibrado del
niño/a.



Hablar de sexo

pedagogía infantil Posted on Mon, November 12, 2012 12:31:07

Hoy día estamos muy concienciados a cerca de la educacación de nuestros hijos y comenzamos a estimular su desarrollo desde antes del nacimiento. Estamos pendientes de su evolución, de su autonomía para comer solos, caminar, hablar, fomentamos buenos hábitos… pero solemos olvidar la sexualidad.

El ser humano es un ser sexuado y es necesario reconocer al niño/a como tal para que se construya una identidad sexual propia.

Es interesante saber que, alrededor del quinto mes de gestación, están ya presentes las erecciones y la lubricación vaginal como respuestas reflejas a estímulos sensoriales.

Estas respuestas se mantienen en el recién nacido y el bebé en situaciones placenteras, con conductas autoexploratorias en la zona genital ya desde los primeros meses.

Alrededor de los dos años, la curiosidad del niño/a por su cuerpo y por el de los demás aumenta, manipulando sus genitales, mostrándose desnudo o buscando ver desnudos a los demás, imitando los comportamientos eróticos de los adultos, utilizando palabras y realizando preguntas de contenido sexual. Esto le permite conocer tanto las diferencias corporales entre los sexos como su identidad de género.

A esta edad son capaces de diferenciar a un “niño” de una “niña” basándose en aspectos externos y visibles como ropa, peinado o adornos, entre otras cosas, y en torno a los tres o cuatro años, si están familiarizados con las diferencias físicas, pueden ya considerar que estas diferencias en la identidad permanecen estables a lo largo del tiempo.

Junto con esta identificación con uno u otro género, aparecerá la aceptación o rechazo de juegos y juguetes, actividades, vestuario o comportamientos asignados socialmente a niños o a niñas (rol de género).

Actualmente, los niños están muy expuestos a todo tipo de información sobre el sexo.

Los padres debemos tener muy claro el tipo de educación sexual que queremos dar a nuestros hijos, ya que somos un modelo con nuestras actitudes tanto si hablamos de ello como si no.

¿Cómo debemos tratar, entonces, este tema? Con naturalidad -a la hora de que muestren el cuerpo y que observen a los otros, pero también a la hora de respetar la timidez o el pudor de los demás-, honestidad, cariño y ocupando un espacio propio dentro del proceso educativo del niño/a.

Sería recomendable que los padres fuésemos unos buenos referentes de la información sexual para nuestros hijos.

¿Cuándo empezar? Desde el nacimiento, ya que el contacto físico y afectivo forma parte de la educación y esta va más allá de la mera explicación de la sexualidad.

Los niños preguntan y las preguntas cambian con la edad. Pero aquéllas centradas en la identidad serán más importantes hasta los 6 años como, por ejemplo, ¿qué es de niño y qué es de niña? Ofrecer igualdad de oportunidades, independientemente del género, permitirá una formación adecuada de dicha identidad.

Tratar la sexualidad es siempre un tema complejo, por lo que en holmenkollen -pedagogía infantil- ayudamos a los padres a hacerlo de una manera equilibrada, abierta y sana. Ofrecemos asesoramiento orientado a mejorar la comunicación para que hablar de sexualidad con nuestros hijos no sea “un mal trago”, sino un momento para compartir.



El periodo de adaptación en la educación infantil

pedagogía infantil Posted on Fri, August 31, 2012 13:42:23

Al inicio de cada curso escolar los padres se encuentran con dudas acerca de cómo afrontar este período de adaptación, resultando especialmente difícil en los primeros años de infantil y sobre todo en la primera escolarización.

El período de adaptación va a suponer un cambio importante tanto para la familia como para el niño, ya que la separación es mutua y ambos han de aprender a aceptar una nueva situación.
Antes de los 7 meses de edad no debe haber ningún problema ante la separación, ya que el apego no está todavía definido. Es a partir de esta edad cuando el niño muestra una vinculación específica con determinadas figuras de apego y comienza además el rechazo de cuidados por parte de otros adultos.

Aquí, la tarea de los padres va a ser doble.

Por un lado han de aceptar y superar la culpabilidad ante la separación, que su hijo crece, los temores, las angustias, las expectativas y la desconfianza con respecto al centro de educación.

Por otro lado tienen que transmitir al niño la mayor confianza y seguridad posibles.

Si los padres viven con tensión este período, el niño lo vivirá con ansiedad, sintiendo la escuela como algo peligroso e inseguro.

Para ello debemos cuidar las manifestaciones externas y así no transmitírselo de manera inconsciente.

Algunos consejos a tener en cuenta son:

– Ofrecer al niño una gran comprensión, entendiendo sus sentimientos y conflictos, y respetando su ritmo de adaptación.
– Durante este período pueden aparecer en el niño conductas de rechazo (lloros, comportamientos agresivos, aislamiento) que entenderemos como manifestaciones normales y naturales, ayudándo de esta manera al niño a resolver el proceso.
– No introduciremos más cambios en la vida del niño -como quitar el chupete o los pañales- hasta que haya superado el proceso de adaptación.
– Le hablaremos sobre la escuela, las maestras y los nuevos amigos de forma positiva.
– Durante este proceso intentaremos llevarle y recogerle nosotros mismos para darle seguridad y acostumbrarle antes al cambio.
– Evitaremos el chantaje emocional, el engaño y la mentira al dejarle en la escuela.
– Transmitiremos al niño que lo que hacemos es lo mejor para él y no prolongaremos las despedidas.
– Podemos crear un ritual para irnos, de forma que nos despidamos de un modo agradable, amoroso y sin vacilaciones, transmitiendo seguridad y confianza.
El niño acabará asumiendo que su madre se va, pero vuelve.
– Le podemos tranquilizar explicándole con referencias que pueda entender cuándo vamos a volver (por ejemplo: después de comer).
Con tranquilidad y apoyo ayudaremos al niño en su proceso de socialización y en su actitud hacia la escuela y el aprendizaje.

Desde holmenkollen –pedagogía infantil- ofrecemos talleres para padres en los propios centros infantiles en los que aprender guías para conseguir que este proceso de adaptación no solo no resulte traumático, si no que genere seguridad y un apego sano en nuestros hijos.



Beneficios de la asistencia a centros de educación infantil de calidad

calidad Posted on Thu, July 05, 2012 10:28:10

Hoy día los centros de educación infantil están teniendo serias dificultades para ofrecer una educación de calidad.

Sin embargo, las ventajas de ofrecer esta educación de calidad frente a un servicio meramente asistencial son tan notables que muchos centros, entre ellos los que trabajan con nosotros, apuestan por convertir la desfasada fórmula asistencial de antaño en un enfoque educativo, convirtiendo sus aulas no solo en lugares donde se vigila a los niños sino en espacios para el desarrollo integral.


Numerosos estudios e investigaciones confirman los beneficios de la asistencia a centros de calidad.

El NICHD (National Institute of Child Health & Human Development) realizó un estudio acerca de la atención infantil temprana y su desarrollo en la juventud (SECCYD) en 1991, con el objetivo de detectar cómo las diferencias en los cuidados de niños influyen en el desarrollo social, emocional, intelectual y del lenguaje, en la salud y en el crecimiento físico.

Se estudió el efecto sobre el desarrollo de la asistencia a centros de educación infantil en los primeros cuatro años de vida, controlando la calidad de éstos así como otras variables en relación al entorno social y familiar del niño.

Su prinipal hallazgo fue que el desarrollo no depende de la asistencia a centros de educación infantil, sino de la calidad de los mismos.

Los niños que habían asistido a centros de educación infantil de alta calidad de enseñanza y atención obtenían puntuaciones más altas en las escalas de desarrollo cognitivo y mayores logros académicos.

“La primera infancia es una edad delicada que se caracteriza por la rapidez de la evolución física, cognitiva, lingüística, social y afectiva. El desarrollo cerebral es importante y decisivo antes de los 7 años y especialmente durante los 3 primeros años de vida, cuando se forman, o no, conexiones neuronales importantes. Los primeros años determinan pautas de salud, aprendizaje y comportamiento que pueden durar toda la vida” (Documento Conceptual de la Unesco).

Ante la disyuntiva que los centros tienen que resolver en este tiempo de recortes en educación, crisis económica y falta de ayudas, que los sitúa entre ofrecer un servicio básico para minimizar costes o jugarse el todo por el todo e implantar nuevos servicios en pos de la calidad, es interesante recordar la importancia, incluso económica, de esta última opción.

Una educación de calidad implica, por supuesto, una inversión a corto plazo, pero no es mucho mayor que los beneficios a medio/largo plazo (mayor asistencia, mayor visibilidad en el mercado de la educación privada, mayor prestigio basado en los resultados que se puede traducir en mayor interés por parte de los usuarios). Asimismo, si no se opta por esta educación de calidad, los costos a medio/largo plazo puede que resulten en un descalabro de nuestras primeras cuentas, ya que nos costaría mucho más esfuerzo y dinero ponernos al día en innovación (si no hemos innovado en años, es mucho más difícil subirse al tren cuando queramos hacerlo), genera un desfase entre lo que el usuario espera y lo que encuentra (perdiendo competitividad con otros centros que ofrecen servicios con mayor calidad desde hace más tiempo) y nos encontraremos con más problemas en nuestro desempeño diario (que, a la postre, siempre van a exigir un desembolso para “resolver el problema”, que suele ser más caro que lo que hemos ahorrado por no prevenirlo).

En holmenkollen –pedagogía infantil- apostamos por una educación de calidad y un servicio que repercuta directamente en el usuario y, por ende, en la oferta del centro infantil que utiliza nuestros servicios.

Estamos para ofrecer un refuerzo asequible y adaptado a aquellos centros que, como nosotros, creen firmemente en la excelencia en materia educativa.