En el primer artículo de esta serie hablamos acerca de que
una de las funciones de una pedagoga es evaluar el desarrollo en los niños/as
para obtener información acerca de dicho proceso.

Esto nos permite identificar si los niños/as presentan
discapacidades en alguna de las áreas del desarrollo, así como nos ayudará a
identificar los puntos fuertes y débiles de su evolución.

Una vez realizada la evaluación, la pedagoga estudia e
interpreta los resultados para ofrecer a los padres o cuidadadores y a las
maestras una información ajustada a cada caso.

Esta es la parte más esperada. Tanto los padres como las
maestras suelen estar deseando conocer el nivel de desarrollo del niño/a.

Esto es muy gratificante porque están dispuestos a modificar
su forma de trabajo y su día a día para ponerse “manos a la obra”.

Para esto la pedagoga realiza un informe de evaluación
donde, además de comunicar los resultados, orienta a la familia ofreciéndole,
si es necesario, pautas para estimular a su hijo/a en casa mediante juegos y
actividades adecuados.

A las maestras esta información les resulta de mucha
utilidad para su trabajo diario, les aclara las dudas que pudieran tener y
adaptan su forma de intervenir a las necesidades de cada niño/a.

Si el/la niño/a presenta algún tipo de dificultad en su
desarrollo y fuera necesario realizar una estimulación específica, la pedagoga
realizará un programa de desarrollo individualizado (PDI) para lograr un ajuste
óptimo.

Este momento es muy reconfortante porque en el programa
individualizado se establecen los objetivos a largo y corto plazo, materiales
educativos, criterios y procedimientos de evaluación apropiados para medir el
progreso.

Todo esto nos proporciona una línea clara de trabajo y unos
objetivos a conseguir, pudiendo realizar un seguimiento del proceso evolutivo.

Es decir, una vez realizada la evaluación, si el niño/a
muestra algún tipo de dificultad en su desarrollo comienza un plan de actuación
dirigido a recuperar las habilidades necesarias.

Los profesionales de holmenkollen –pedagogía infantil-
analizan detenidamente los resultados de las evaluaciones, realizan informes,
orientan a las familias y maestras, y desarrollan programas de desarrollo
individualizados. Buscando siempre una educación excelente.