Ahora que está aquí el buen tiempo, llega el momento de
pensar en quitar el pañal a nuestro/a hijo/a si previamente hemos hecho un buen
trabajo.

Es conveniente saber que la mayoría de los niños logran el
control de esfínteres con el tiempo, sin embargo, la edad a la que lo consiguen
varía en función del grado de participación de padres y educadores, y en cómo
los motivemos a conseguirlo.

Una de las dudas que nos planteamos es ¿cúando es el momento
de empezar con el aprendizaje del control de esfínteres?

Pues bien, aunque debemos tener en cuenta que en niños con
algún tipo de alteración en el desarrollo la edad cronológica no puede tomarse
como indicador del nivel de maduración real, a partir de los 12 meses ya
podemos empezar a sentar al niño en el orinal o en el water de forma diaria y
a contarle mientras estamos a su lado que ahí puede hacer caca y pis. Estaremos
unos minutos y nos mostraremos contentos de que ha estado sentado un rato, independientemente
de que lo haya hecho o no.

De los 18 a los 24 meses podemos reforzar la conducta
anterior mediante juegos, como por ejemplo: cambiando a los muñecos y muñecas
porque se han hecho pis y caca y lavándolos, jugando también a ponerlos en el orinal
para que hagan pis y caca y así no se ensucien ni les pique el culito, etc.

Es importante cambiar al niño cuanto antes para
acostumbrarlo a estar limpio. Así aprende a percibir cuando está sucio, se da
cuenta de lo incómodo que es y aprende a avisar.

Si lo consideramos oportuno, podemos empezar a alternar un
rato al día entre pañal y no pañal. Ese rato estaremos pendientes del niño para
que al mojarse no nos extrañemos ni nos enfademos, sino que actuemos con
naturalidad ya que lo hemos previsto y era lo esperado.

No debemos forzar a dejar el pañal si no está preparado.

Cuanta más paciencia tengamos y menos escándalo formemos,
más fácil y más saludable será mentalmente para el niño.

A partir de los 24 meses va a ser capaz de expresar que
tiene que ir al water con antelación suficiente durante el día, y es a partir
de los 3 años cuando empieza a controlar tanto de día como de noche.

A los 4 años va solo al baño aunque suele avisar al adulto.

Hay niños que logran el control de esfinteres muy tarde o
que son recriminados durante el proceso, y que por tanto, necesitan un programa
estructurado que les facilite el aprendizaje.

En este caso en Holmenkollen -pedagogía infantil- nos
encargamos de poner en marcha estos programas, y de impartir talleres para
conseguir que los pequeños se sientan más seguros y los padres más tranquilos.
Así todos juntos pueden disfrutar del juego y del tiempo libre “sin escapes”.